Hormigón a la Vista

Fuente: Sergio Müller S., Asesor Técnico Grupo Polpaico

La necesidad de obtener elementos de hormigón armado a la vista con un alto nivel de terminación, que contemplan una mínima porosidad, ausencia de oquedades, vetas de arena y nidos de piedra, no tan sólo requiere de un diseño especial del hormigón; existe una serie de factores que inciden en el resultado final.

En el diseño arquitectónico de la estructura se debe considerar que la superficie terminada se debe obtener en la etapa de obra gruesa de la obra.

En esta etapa el arquitecto debe especificar el nivel de terminación que requiere para la superficie del hormigón: lisa, corrugada o texturada; así como el color si es distinto al habitual gris del hormigón.

Para obtener resultados óptimos y aceptables, son importantes los siguientes criterios:

• División modular de la superficie, utilizando biselados o patrones de junta.

• El material de contacto del molde con el hormigón debe ser acorde a la terminación requerida.

• Evitar que las superficies sean muy extensas, uniformes y sin interrupciones.

• El arquitecto debe indicar si existen canterías en el diseño, las cuales son recomendables para disimular juntas frías de hormigón o juntas de dilatación.

  Unión de bastidores deficiente                        Unión sellada con silicona

Planificación

La empresa ejecutante, en particular los encargados de la obra, deben planificar con especial preocupación la forma de abordar la ejecución de ésta.

Es importante considerar:

• Contar con los planos de moldaje con sus medidas correspondientes y especificaciones particulares.

• Planificar acciones orientadas a lograr calidad y productividad (reutilización, repetición del proceso, modulación).

• Capacitar al personal que interviene en la construcción (carpinteros, enfierradores, cuadrilla de hormigón, supervisores).

• Una evaluación de pruebas previas (muros de prueba, tolerancias visuales), con la participación activa del personal de obra.

• Procedimientos que permitan cuantificar el color, textura y deformaciones, con las tolerancias inherentes.

Moldeo del Hormigón

De acuerdo a la textura requerida se debe definir un moldaje que represente de mejor forma lo especificado por el arquitecto, podrán ser moldajes metálicos o de placa, considerando la cantidad de usos posibles sin que se pierda la calidad de la terminación.

• Considerar un desmoldante y aplicación de éste de acuerdo al tipo de moldaje definido.

• Contemplar la utilización de un sello que permita la hermeticidad del molde.

Ejecución

Existen factores que son determinantes en la ejecución de los elementos, éstos son:

• Traslado del hormigón hasta el punto de colocación (bomba, capacho, carretilla).

• Altura de caída del hormigón.

• Densidad de la armadura.

• Compactación del hormigón

• Método de desmolde y método de protección y curado.

La consideración de estos factores permitirá a los profesionales de la obra identificar los aspectos relevantes para obtener hormigones a la vista sin defectos superficiales o dentro de las tolerancias definidas.

Es importante realizar una capacitación a la cuadrilla de hormigón en las técnicas de colocación, compactación y curado del hormigón.

Se debe efectuar pruebas en terreno para determinar técnicas de vaciado, espesor de capas, velocidad de inserción y retiro de la sonda vibradora a utilizar, distancia entre inserciones, determinación de la docilidad del hormigón, entre otros.

Diseño de la Mezcla de Hormigón

El diseño de la mezcla debe ser acorde a las condiciones particulares del diseño arquitectónico, teniendo presente los siguientes factores:

• Se recomienda árido de tamaño máximo 20 mm u otro dependiendo de los espesores.

• Asentamiento de cono superior a 12 cm.

• Trabajabilidad y cohesión que permita absorber cambios de sección y dirección de flujo sin presiones excesivas.

• Disminuir la exudación y segregación bajo presión.

El diseño de mezclas, para este tipo de obra, requiere la verificación por medio de hormigones de prueba en laboratorio y a escala industrial (obra), que permitan realizar los ajustes de acuerdo a los resultados obtenidos.
Si bien en las especificaciones técnicas de obra se puede describir el nivel de acabado requerido, es recomendable realizar un modelo a escala natural que permita visualizar el alcance de los requerimientos del arquitecto.

Moldaje

La calidad y tipo de moldaje que se seleccione tiene directa relación con el nivel de terminación que se obtendrá.
Se recomienda:

• Utilizar placas no absorbentes; placas libres de resaltes (rallas, oquedades, etc.).

• Estancos, sin pérdida de lechada (finos), para lo cual se recomienda sellar uniones entre bastidores (placas) con silicona.

• Al armar el moldaje deben estar libre de impurezas (tierra, arena, restos de hormigón).

• Limpiar el moldaje con presión de agua (hidrolavadora), no pasar cepillos ni espátulas, pues rallan la placa.

Desmoldante

Su elección depende del tipo de moldsaje a utilizar y, de la terminación requerida.
En hormigones a la vista este producto debe permitir:

• Reproducir fielmente el relieve inscrito en la cara de contacto.

• Una superficie de color homogéneo sin alteraciones y libre de burbujas.

• Facilitar el desmolde a la edad requerida.

• Preservar la cara de contacto del moldaje, evitar la oxidación.

Es recomendable considerar como desmoldante un aceite con tensión activa o reacción química que permita obtener una superficie de color uniforme y acabado liso, se recomienda considerar:

• Aplicar con rociadores de burbuja.

• Distancia de aplicación prudente, sin exceso de aplicación.

• Sacar el exceso con guaipe, evitando que escurra y manche la zona por acumulación de desmoldante.

Compactación

La elección del equipo y la aplicación de la técnica adecuada son fundamentales para un óptimo resultado, se recomienda:

• Vibradores de alta frecuencia (12000 r.p.m.).

• Dos vibradores, uno para rellenar totalmente el molde, otro para sacar eficientemente las burbujas y agua en exceso.

• Capas de hormigón no superior a 50 cm.

• No vibrar la enfierradura.

• Proteger la sonda con protector de goma.

• Capacitar a la cuadrilla en las técnicas de compactación.

“En el diseño arquitectónico de la estructura se debe considerar que la superficie terminada se debe obtener en la etapa de obra gruesa de la obra. En esta etapa el arquitecto debe especificar el nivel de terminación que requiere para la superficie del hormigón: lisa, corrugada o texturada; así como el color si es distinto al habitual gris del hormigón“